ANTES QUE NADA

Déjame decirte una cosa. Fui yo quien saltó. En la decisión, mis alas fueron tus muecas y arrepentirme, eso no. Quien diga lo contrario, miente. Pregúntale al viento y me dará la razón. En la montaña, en fango quedaron las dudas. A la cuenta de tres y todo cambió. Miedo, claro que tuve. Temblor en […]

Más
Dale alas al destino, déjalo que se adelante. Con el correr del tiempo sabrá que vivió engañado. Dirá que sabía, que era obvia la agonía.